Si las Copas de Europa son la joya de la corona del Real Madrid, el estadio es el palacio, el palacio donde se custodian.

El estadio Santiago Bernabéu, que al principio fue conocido como nuevo estadio de Chamartín, o Chamartín, se inauguró en 1947, y es la obra cúlmen de Santiago Bernabéu, el mejor presidente del Real Madrid.

Antiguo estadio de Chamartín

Antes de la construcción de este estadio, el Real Madrid jugaba en un campo anexo al actual estadio que, con el paso del tiempo se quedó pequeño. El entonces presidente, Santiago Bernabéu, decidió adquirir el terreno que miraba al Paseo de la Castellana, haciendo la mayor inversión del club hasta el momento.

Hoy en día es evidente que se trataba de una gran operación y una inversión evidente, pero en ese momento el fútbol, aunque estaba en claro crecimiento, no era el deporte de masas ni movía el dinero de hoy en día. Aun así, Bernabéu supo adelantarse a su tiempo y ver con antelación el crecimiento que iba a tener el fútbol. Pero vamos por partes.

antiguo chamartin

Como decíamos el Real Madrid jugaba en el antiguo estadio de Chamartín desde el año 1923. Los terrenos del estadio se compraron más adelante, más en concreto en 1927, por una cantidad de dinero que hoy suena ridícula 642.000 pesetas, que son 3.850 euros. ¿Quién se puede imaginar comprar unos terrenos junto a la Castellana por tal cantidad? Es espectaular ver la revaloración que ha tenido el suelo en la ciudad de Madrid y, con ella, la rentabilidad que ha tenido el Real Madrid.

El estadio dio servicio durante más de 20 años, pero con una capacidad de 25.000 espectadores comenzó a quedarse pequeño. Fue en ese momento cuando Bernabéu vislumbró lo que pondría la base del éxito del Real Madrid. En una operación sin precedentes, realizó la mayor inversión de un club de fútbol español hasta ese momento, para la construcción del estadio con mayor capacidad y mas moderno de Europa.

Inversión, construcción e inauguración

El Madrid no estaba en una situació económica tan boyante como hoy en dia. El fútbol no era todavía el negocio que es hoy. Las televisiones no pagaban millones de euros por los derechos televisivos, no se podían vender productos de marketing en China o Estados Unidos, no había patrocinadores como adidas o easyMarkets dispuesto a hacer grandes inversiones para vincular su nombre al del Real Madrid.

La compra de los terrenos y la construcción supuso un enorme esfuerzo de financiación. Para poder realizarlo, Bernabéu solicitó un préstamo para el club al Banco Mercantil e Industrial.

Como el antiguo estadio y el nuevo se solapaban, durante los 3 años que duró la construcción y puesta a punto, el Madrid tuvo que compaginar jugar en su antiguo campo con el Metropolitano del Atlético de Madrid. Por suerte para los madridistas, sólo tuvo que jugar fuera durante un año.

inauguración de Chamartín

El 14 de diciembre de 1947 se inauguró el nuevo estadio en un partido contra Os Belenenses. En ese momento, el nombre oficial del campo era «Estado Real Madrid Club de Fúbtol», aunque el nombre extraoficial y más común era Chamartín.

Nuevas ampliaciones de aforo

Con un aforo de 75.000 personas, el estadio pronto se quedó pequeño por lo que, a los 6 años de su inauguración, en 1953 comenzarón las obras para ampliar la capacidad, que se completaron en 1954. En esta obra se amplió la grada lateral este, añadiéndo un tercer anfiteatro a los dos ya existentes. Esta nueva grada se convertiría en un mito del estadio, y se la conocería como el Gallinero.

construcción del Gallinero

En ese momento la mayor del aforo era de pie, por lo que la capacidad del estadio, a pesar de tener un tamaño menor, era mucho mayor que ahora, ya que alcanzaba los 125.000 espectadores.

Solo un año después, en 1955, el estadio recibió su nombre definitivo en honor de su presidente, Santiago Bernabéu.

Durante las siguientes décadas no se tocaría apenas el estadio, pues ya era uno de los más modernos del mundo. No fue hasta la celebración de la Copa del Mundo de fútbol en España, en 1982, hasta que el Bernabéu tuvo un nuevo lavado de cara. La FIFA exigía que al menos la mitad del aforo fuera sentado, y que dos terceras partes estuviera cubierto. Por tanto, el al pasar gradas de pie a sentado, el aforo se redujo a 90,800 espectadores. Además, se constuyó una nueva cubierta que recubriría todo el estadio, salvo la grada del Gallinero.

reforma bermabeu mundial

Debido a esta reducción del aforo, Ramón Mendoza decidió hacer una nueva reforma y añadir dos nuevos anillos al resto del estadio. Serían el tercer y cuarto anfiteatro, y todas las plazas serían de asientos. La inversión fue enorme para la época, ya que fueron más de 5.000 millones de pesetas, alrededor de 30 millones de euros. Esta remodelación, con una no muy adecuada gestión económica de club, supondría una enorme losa financiera en los años siguientes.

reforma bernabeu mendoza

La remodelación duró de 1992 a 1994, y se ampliço el aforo en más de 20.000 asientos, lo que supuso un aforo total de más de 100.000 personas. Este aforo se vería de nuevo reducido en 1998 cuando la normativa UEFA, queriendo evitar problemas de avalanchas en los estadios exigió que todo el aforo fuera sentado. De esta forma, el aforo se quedó en tan sólo 75.000 personas, el mismo que en el momento de la inauguración.

La última gran obra se llevó a cabo ya con Florentino Pérez en los primeros años del nuevo milenio. Se amplió la capacidad del gallinero, llegando a un total de algo más de 80,000 espectadores en todo el estadio, y se movió de grada el palco para conectarlo con los vestuarios, algo imprescindible para que la UEFA otorgara la calificación de estadio 5 estrellas, que finalmente obtuvo.

Nuevo estadio Bernabéu

Como en su día hizo Santiago Bernabéu, Florentino Pérez vio que el estadio debía ser la base de un proyecto ganador. Para ello, visualizó un estadio que se convirtiese en la mayor fuente de ingresos del club a través de su explotación comercial.

nuevo bernabéu florentino pérez

Con esta idea en la cabeza, se lanzó un concurso para convertir al Santiago Bernabéu en el mejor estadio del siglo XXI y en el más rentable del mundo. El proyecto está en marcha en estos momentos y, una vez más, ha supuesto la mayor inversión de la historia del club. Más en concreto, el Madrid ha solicitado un crédito de 575 millones de euros, que ha sido aprobado tanto por los bancos como por los socios.

Aunque las cifras son escandalosas, desde el club se espera que la explotación del estadio genere unos ingresos mucho mayores, que no sólo sirvan para repagar la deuda, sino para poder hacer mayores inversiones en el ámbito deportivo, de forma que permitan al Madrid seguir siendo el mejor club del mundo. Si quieres saber más sobre el nuevo Bernabéu, puedes ver esta web con información actualizada día a día.